Dieta BARF: la mejor opción en nutrición canina

Las dietas BARF se han popularizado recientemente como una alternativa natural a los alimentos químicos y procesados para perro que se comercializan comúnmente. El equivalente en español de las siglas BARF es ACBA y quiere decir Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados, y describe completamente el objetivo de esta técnica de nutrición canina.

Dieta BARF

En qué consiste una dieta BARF o ACBA

Este tipo de dieta consiste básicamente en la elección de alimentos naturales y su combinación ideal para aportar los nutrientes necesarios para la vida sana de nuestro perro, imitando lo que sería la base de su dieta si pudiera elegir por su cuenta que comer. El menú BARF consta de la combinación de carnes crudas, huesos, frutas y verduras.

En cuanto a las carnes que se deben usar, se debe resaltar las de res y carnero, así como sus viseras, al igual que el pollo; lo más recomendable es servirlas crudas, aunque algunas personas prefieren hervirlas unos minutos o ponerlas a la plancha para matar impurezas. La carne de pescado y las anchoas también es buena opción, pues aporta componentes importantes al desarrollo del perro.

Las verduras que se utilizan en la dieta BARF son bastante variadas y van desde las calabazas y zanahorias  hasta las acelgas y el brócoli; servirlas crudas y junto a la carne es la mejor opción. Por otra parte las opciones de frutas son más amplias, pues prácticamente cualquier fruta es una buena elección.

Los huesos son el componente más cuestionable de este tipo de dieta y en realidad ha pasado a ser opcional, pues es bien sabido que pueden causar varios daños en el organismo del perro si se sirven de forma inapropiada. La mejor opción es servirlos crudos (nunca cocidos), y con carne adherida a ellos; como en el caso de las alas de pollo por ejemplo.

Ventajas y desventajas

Entre las principales ventajas de la dieta BARF resalta su apego a lo natural y la sustitución completa de químicos y alimentos procesados, cosa que se refleja casi de inmediato en la energía del perro, su pelaje y la cantidad y olor de sus desechos. Además percibir los distintos olores, sabores y texturas de los alimentos naturales permite estimular sus funciones cerebrales. .

En cuanto a sus desventajas se puede decir que puede llegar a ser bastante caro conseguir todos los componentes de esta dieta canina,  además que requiere de tiempo para la preparación de cada receta; y no es tan fácil como comprar y servir los alimentos procesados.

Cómo cuidar a tu perro dependiendo de su tamaño

Tener un perro es una gran responsabilidad que trae consigo una serie de tareas que se deben hacer para asegurarle la mejor calidad de vida a nuestro mejor amigo peludo. Sin embargo, cada raza tiene algunas características específicas, que exigen al mismo tiempo cuidado especiales para cada perro.

Tamaños de Perros

Cuidados para razas pequeñas

Los perros de raza pequeña necesitan ciertos cuidados que se adapten a sus peculiares características. Un ejemplo de esto es la necesidad de un corte de uñas periódico, ya que los perros de menor tamaño hacen menos ejercicio que las razas grandes y desgastan menos de forma natural sus uñas; de igual forma el cuidado dental es bastante importante, ya que este tipo de perro tiene un desgaste más rápido, se recomiendo un cepillado de dientes constante.

Hay que tener en cuenta la cantidad de pelo con la que cuenta nuestro perro y de esta forma determinar si necesitamos reforzar su protección; si cuenta con poco pelo será necesario utilizar abrigos ligeros en verano e impermeables en invierno, mientras que si cuenta con pelo abundante lo mejor es evitar abrigarlos para mantenerlos cómodos.

Si se habla de la alimentación adecuada para perros de raza pequeña, la mejor opción es ofrecerle una dieta que conste de varias raciones al día con alimentos que aporten la mayor cantidad de energía posible, permitiendo que este comiendo constantemente.

Cuidados para razas grandes

Los perros de raza grande suele pasar de ser unos pequeños e indefensos cachorros a animales de gran tamaño en muy poco tiempo, por lo que lo mejor es estar preparados de antemano. La dieta de perros de gran tamaño requiere porciones de comida más abundantes que las de perros de raza pequeña, por lo que más recomendable es visitar el veterinario para que luego de una evaluación determine el mejor régimen alimenticio para nuestra mascota.

Las razas grandes suelen ser de pelo abundante, por lo que los baños y cortes de pelo deben ser constantes para evitarles molestias; las rutinas de ejercicio deben ser intensas sobre todo durante su desarrollo, esto les permitirá ganar masa muscular y desarrollar al máximo su fuerza física. El entrenamiento no debe suspenderse, ya que por lo general los perros grandes llegan a intimidar a otras personas y a otras mascotas; lo mejor es asegurarse de desarrollar una buena sociabilidad.

Los juguetes deben complementar su rutina diaria, así como buenas camas para el descanso, lo suficientemente grandes para garantizar su durabilidad y cómodas para su recuperación de energía.