Pastor de Maremma: un gigante perro ovejero

El Pastor de Maremma es un perro de raza grande de origen italiano que es utilizado especialmente para el pastoreo de rebaños de ovejas y para cuidar a estas del ataque de lobos. Son de gran tamaño y de apariencia rustica, pero al mismo tiempo es transmite majestuosidad y admiración; por sus partes bien proporcionadas y su peso acorde a su altura.

Pesa entre unos 35 kilogramos y 45 kilogramos, y llega a medir hasta 73 centímetros de altura. Los Pastores de Maremma son siempre de colores claros y bastantes peludos, para permitirles una fácil adaptación a los climas fríos de donde son originarios; tienen cabezas grandes y de forma cónica y es muy similar a la del oso blanco.

Esta raza posee gran fuerza, lo que le permite enfrentarse fácilmente a algunos depredadores de los rebaños que cuida y salir victoriosos. Son de carácter obediente y bastante fáciles de manejar, además de contar con una gran inteligencia que les permite ser fáciles de entrenar para que se desempeñen rápidamente en tareas de vigilancia y pastoreo.

Pastor de Maremma

El pastor fuera de las montañas

A pesar de que su punto fuerte son las montañas y el pastoreo, el Pastor de Maremma es un gigante compañero y un gran amigo. Es bastante sociable con quien lo entrena y se adapta fácilmente al entorno familiar, llegando a convertirse en una excelente mascota para los niños; aun así es un poco reservado con los extraños, cosa positiva si se quiere entrenar como perro guardián.

Suele ser una raza bastante fiel y por lo general se muestra cariñoso, es bastante fuerte. Los cuidados que deben dársele son iguales a los de otros perros de raza grande, como una dieta con abundante alimento que proporcione la energía necesaria para mantenerlo activo; así como un régimen estricto de ejercicio que garantice el desarrollo de las capacidades máximas de su fuerza.

El entrenamiento debe ser permanente para asegurar el desarrollo de su sociabilidad y su buena relación con los miembros de la familia, y evitar posibles accidentes con extraños. La figura del entrenador debe mostrársele como un líder, esto permitirá que el amo mantenga el control ante cualquier situación inesperada.

Las visitas al veterinario deben ser continuas, así como es necesaria una evaluación del régimen alimenticio aprobada por un profesional para asegurarse que a nuestro gigante amigo no le falte nada. Los baños y el cepillado constante a su abundante melena son necesarios y puede llegar a gustarle fácilmente.