Dieta BARF: la mejor opción en nutrición canina

Las dietas BARF se han popularizado recientemente como una alternativa natural a los alimentos químicos y procesados para perro que se comercializan comúnmente. El equivalente en español de las siglas BARF es ACBA y quiere decir Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados, y describe completamente el objetivo de esta técnica de nutrición canina.

Dieta BARF

En qué consiste una dieta BARF o ACBA

Este tipo de dieta consiste básicamente en la elección de alimentos naturales y su combinación ideal para aportar los nutrientes necesarios para la vida sana de nuestro perro, imitando lo que sería la base de su dieta si pudiera elegir por su cuenta que comer. El menú BARF consta de la combinación de carnes crudas, huesos, frutas y verduras.

En cuanto a las carnes que se deben usar, se debe resaltar las de res y carnero, así como sus viseras, al igual que el pollo; lo más recomendable es servirlas crudas, aunque algunas personas prefieren hervirlas unos minutos o ponerlas a la plancha para matar impurezas. La carne de pescado y las anchoas también es buena opción, pues aporta componentes importantes al desarrollo del perro.

Las verduras que se utilizan en la dieta BARF son bastante variadas y van desde las calabazas y zanahorias  hasta las acelgas y el brócoli; servirlas crudas y junto a la carne es la mejor opción. Por otra parte las opciones de frutas son más amplias, pues prácticamente cualquier fruta es una buena elección.

Los huesos son el componente más cuestionable de este tipo de dieta y en realidad ha pasado a ser opcional, pues es bien sabido que pueden causar varios daños en el organismo del perro si se sirven de forma inapropiada. La mejor opción es servirlos crudos (nunca cocidos), y con carne adherida a ellos; como en el caso de las alas de pollo por ejemplo.

Ventajas y desventajas

Entre las principales ventajas de la dieta BARF resalta su apego a lo natural y la sustitución completa de químicos y alimentos procesados, cosa que se refleja casi de inmediato en la energía del perro, su pelaje y la cantidad y olor de sus desechos. Además percibir los distintos olores, sabores y texturas de los alimentos naturales permite estimular sus funciones cerebrales. .

En cuanto a sus desventajas se puede decir que puede llegar a ser bastante caro conseguir todos los componentes de esta dieta canina,  además que requiere de tiempo para la preparación de cada receta; y no es tan fácil como comprar y servir los alimentos procesados.